Kobido

Kobido significa “antiguo camino de la belleza”.
Se cree que el masaje kobido nació en el Japón guerrero. Cuentan que los samuráis,  se daban masajes en la cara para calmar la mente después de las batallas y potenciar su fuerza interior, una emperatriz notó que este tratamiento producía un rostro mas luminoso y que calmaba los dolores de cabeza. La emperatriz se llevó la idea a la casa imperial y a partir de entonces se puso de moda entre los miembros de la realeza. La leyenda dice que durante siglos fue una de las terapias favoritas de las emperatrices japonesas.


Hoy es una técnica renovada, ideal para quienes buscan quitarse unos años sin acercarse al bisturí y  se le conoce como el lifting facial natural.


Kobido consiste en una serie de fluctuaciones entre movimientos rápidos y lentos para mejorar la circulación más profunda del rostro, el cuello, los hombros y la parte superior del pecho para conseguir frenar el envejecimiento, mejorar la oxigenación y nutrición de las células de la piel, activar, iluminar y tonificar. Con este masaje se estimula el sistema nervioso, mejorando la circulación sanguínea y el flujo
linfático, reforzando y tonificando los músculos.

Las técnicas utilizadas en Kobido están dirigidas a mantener o volver a crear el equilibrio, para mejorar la salud, aumentar la longevidad y prevenir la aparición de enfermedades.

El masaje kobido consigue el efecto lifting de forma natural y además otros beneficios que han observado quienes lo han recibido han sido, menor estrés, alivio de migrañas o dolores de cabeza, evitar la rigidez facial, mejor circulación, disminución de problemas digestivos, alivio del bruxismo y mejora de la vista, ayuda a eliminar toxinas, regenera los tejidos, estimula la producción de colágeno y elastina, acelera la renovación celular y reduce las arrugas y la flacidez.

El masaje kobido no tiene contraindicaciones aunque no hay que practicarlo si la piel tiene alguna alergia, en casos de acné o piel muy grasa se realizará muy lento. Es ideal para aquel que busca relajarse, y es ideal para aquellas personas que sufren de migrañas o bruxismo.

Una sesión dura entre 50 y 60 minutos y comienza en las vértebras cervicales relajando la musculatura y facilita la circulación hacia la cabeza, y se realizará en 4 fases:

  1. Limpieza y drenaje para eliminar las toxinas.
  2. Estiramiento.
  3. Lifting japonés.
  4. Final antiestrés.En esta fase se presionan los puntos de acupuntura que sirven para combatir el estrés o tratar alguna dolencia concreta.

Es recomendable realizar un ciclo de 5 sesiones cada 10 días y después segun las necesidades cada 15/30 días.


¿Queréis sentiros como una emperatriz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Están preparadas tus defensas para el invierno?

La vuelta al cole, al trabajo, al gimnasio, en definitiva a la rutina después del verano, conlleva un esfuerzo importante para nuestro org...