La jalea real




¿Sabías que la abeja reina, llega a vivir 5 años mientras que el resto viven entre un mes y 45 días?  ¿A qué se debe esta diferencia de longevidad? Pues a su alimentación, recordáis la frase “somos lo que comemos”, ¿verdad?  Pues resulta que la abeja reina se alimenta de jalea real, una sustancia producida por las abejas nodrizas (abejas obreras) en sus glándulas hipofaríngeas, mezclando miel, agua, néctar y saliva y hormonas que segregan, esta sustancia en la colmena está reservada a la abeja reina y a las larvas en sus 3 primeros días de vida, curioso ¿verdad?

Hoy quería  dedicar este post a esta sustancia que es muy útil sobre todos en periodos de gran stress, falta de energía, cambios estacionales o situaciones de sobreesfuerzo (épocas de exámenes o de entrega de trabajos). 

Su composición en vitaminas del grupo B la hacen un gran complemento que favorece el funcionamiento del sistema nervioso, favoreciendo la producción de serotonina y norepinefrina, sustancias indispensables para evitar procesos depresivos, lo cual la hace un excelente complemento para los que sufren esta dolencia.

Aporta proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos que favorecen la recuperación de la energía, por ello es recomendada en casos de inapetencia porque regula y mejora el funcionamiento del aparato digestivo, tras resfriados, gripes, o enfermedades, en periodos de crecimiento, estados de estress, nerviosismo o ansiedad, en cambios de estaciones, para reforzar el sistema inmunitario, es un regenerador celular por lo que retrasa el envejecimiento prematuro de  la piel y además es un antibiótico natural muy potente, activa la circulación, regula la tensión y previene enfermedades cardiovasculares.

Es ideal para niños porque favorece sus defensas de forma natural, les ayuda a potenciar su memoria y capacidad de concentración; para mujeres en la etapa de la menopausia porque aporta minerales necesarios para los huesos y articulaciones; y para las personas mayores ya que favorece su intestino, cuya capacidad de absorción de nutrientes con la edad ha ido mermando, además de aliviarles la fatiga y ayudarles a ganar energía y tener más memoria.

Deben de tener cuidado de consumirlos las personas con obesidad, ya que favorece el apetito, enfermos de enfermedad de Addison o insuficiencia en las glándulas suprarrenales, diabéticos, ya que tiene gran concentración de azúcar, aunque se pueden encontrar ya jaleas sin azúcar.

Se debe usar en momentos puntuales y durante periodos cortos de tiempo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.