El yogurt y tu salud

Hoy quiero contaros algo sobre el yogurt natural, y sus beneficios, porque creo que todos debéis de tenerlo como alimento habitual en vuestros menús ya que es el aliado perfecto para mantener nuestra salud.

Previene el colesterol, ayuda en la recuperación de procesos diarreicos, aunque hay gente que tiene intolerancia a la lactosa, el yogur le sigue ayudando recuperando la flora que se pierde en estos estados, los probióticos que de manera natural contiene el yogurt nos ayudan a recuperarnos después de un proceso de toma de antibióticos, ya sabéis como nos quedamos cuando los tomamos, ¿a que sí? Porque los antibióticos no solo matan las bacterias malas, también las buenas y el yogurt lo que hace gracias a sus probióticos es que recuperemos el equilibrio más facilmente; permite la absorción de grasas correctamente y previene el estreñimiento, especialmente si les añadimos frutos secos o avena. También previene la gingivitis porque nuestra boca está en constante contacto con bacterias, tomando yogurt ayudamos a que las bacterias que provocan las gingivitis se conviertan en buenas y por tanto evitaremos esta más que molesta enfermedad. Por otro lado el calcio, las proteínas y la lactoferrina que aporta el yogurt nos ayuda a prevenir fracturas y caries, ya que nuestros huesos y nuestros dientes estarán más fuertes y no daremos lugar a padecer osteoporosis, es buenísimo para mantener en buen estado nuestro sistema inmunológico (el que da respuesta ante una enfermedad).

El yogurt está riquísimo sólo, con miel, con estevia, mermelada, cereales, se puede usar en salsas, para preparar bizcochos, etc., es el postre perfecto especialmente si se han comido legumbres ya que ayuda a su digestión.

Quiero dejaros la receta del yogurt casero que me enseñó mi madre, cuando le dije que me quería comprar una yogurtera y me dijo que no me hacía falta, es muy sencilla y salen muy ricos, animaros a hacerla, os sorprenderá el resultado:

Receta de yogurt casero.

Ingredientes:

1 yogurt para hacer 5.
Leche.

Preparación:


Se pone en una olla Express unos tres dedos de agua a calentar, sin dejar que llegue a hervir.



Mientras en vasitos de cristal se pone una cucharilla de yogurt, y la leche, se remueve bien.


Luego se ponen todos los vasitos dentro de la olla, retirada del fuego, y se cierra a presión.



Se dejan 12h horas en reposo.



Un consejo: si tu cocina es muy fría, tapa la olla con un trapo de cocina o ponla cerca de la calefacción, en invierno. Si te gusta el yogurt más espeso puedes añadirle una cucharadita de leche desnatada en polvo.

 Se le pueden añadir aderezos al gusto: cereales, mermeladas, frutos secos, etc.


Pese a sonar como José Coronado o Eva Arguiñano, poner un yogurt en vuestra día a día, vuestra salud os lo agradecerá.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.