¿Conocéis las semillas de Chía?

Son unas semillas muy nutritivas y con muchísimas de propiedades, contienen omega-3 y 6, incluso más que el salmón, también tienen zinc y vitamina E, siendo un poderoso antioxidante que combate la inflamación y las arrugas, nos aporta magnesio, un mineral muy importante en nuestra nutrición, que ayuda a regular el azúcar en la sangre, a que el sistema nervioso actúe correctamente  controlando la ansiedad y los desajustes hormonales, que pueden afectar la piel. También aporta potasio, que nos ayuda a prevenir las inflamaciones y el latido irregular del corazón, que pueden provocar presión arterial alta y también regula los niveles hormonales. La chía también contiene proteínas, por lo que son excelentes para el cabello, las uñas y la piel, dejándola más firme. Las proteínas ayudan a mantener el colágeno de la piel, manteniéndola tersa y joven.

Como veis nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, los problemas de la circulación y la hipertensión. Además tienen un alto contenido en fibra soluble, de forma que son ideales no solo para personas que padezcan de estreñimiento, sino también para los que sufran de diabetes, al ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y son unas grandes aliadas para la piel.


Reducen los antojos y nos hacen sentirnos saciados antes, debido a que absorben 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que es el que produce la sensación de saciedad. Cuando las semillas de chía se combinan con líquido (como agua, leche, zumo o yogur), forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento de azúcar y colesterol en sangre.

Es suficiente con tomar dos cucharaditas al día, así que os animo a incluirla en vuestra alimentación diaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.