Reiki


Cuando nos duele la cabeza, el oído o una muela, nos tocamos con la mano porque este gesto nos proporciona alivio. De forma natural, sin darnos cuenta, aplicamos el fundamento del reiki, una terapia milenaria japonesa para sanar a través de las manos que cada vez tienen más adeptos en Europa y que se está implantando en muchos hospitales.

Reiki, que en japonés significa 'energía universal', Rei significa universal y ki significa energía, termino que comparten la cultura china o la hindú.

Por medio del Reiki canalizamos energía y ayudamos al paciente a poner en funcionamiento su  sistema de defensas y a restablecer su salud.

El practicante actúa solo como transmisor permitiendo que Reiki fluya a través de él, y penetre en la persona, y va al lugar que la persona necesita.

Es una terapia natural, que actúa para tratar a la persona en todos los aspectos, tanto físico como mental, eliminando los bloqueos energéticos y consiguiendo que la energía fluya de nuevo y todo vuelva a funcionar correctamente.

No es una religión.

Entre sus beneficios está que reduce el estrés (proporciona equilibrio y bienestar integral), armoniza, proporciona energía, estabiliza, relaja (física, mental y emocionalmente), aumenta la capacidad natural del cuerpo para autocuración, fortaleciendo nuestro sistema inmunológico (sanando más rápido y enfermando menos), aumenta la claridad mental y la concentración para estudiar y/o trabajar, mejora la autoestima, es complementario para el tratamiento de migrañas, depresión, dolores menstruales, estreñimiento y otras dolencias además de poderse usar para sanar plantas y/o animales.

El efecto general que Reiki crea es una sensación de paz y tranquilidad. Te sientes preparado para afrontar la vida y sus desafíos. Aumenta tu energía y tus ánimos, dándote un punto de vista más positivo sobre la vida.

Una sesión de Reiki puede durar entre 45 minutos y una hora, aunque se puede trabajar a distancia sobre personas o situaciones: exámenes, juicios, entrevistas de trabajo, estados de ánimos, etc.
 
El Reiki está indicado en los casos de quimioterapia o radioterapia para disminuir sus efectos secundarios altamente nocivos, aunque está contraindicado durante las intervenciones quirúrgicas. No puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí complementa cualquier terapia de la medicina occidental o natural reforzándose mutuamente.

En combinación con el masaje sirve para limpiar nuestro cuerpo de energías estancadas, para aliviar tensiones, para desbloquear emociones, sirve para limpiar los chacras y equilibrarlos e integrar el cuerpo mental, físico y emocional, en definitiva nos ayuda a obtener paz y serenidad mental y emocional.


Ref: Wikipedia

Fotos: Photopin






Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.