miércoles, 10 de febrero de 2016

Mala circulación sanguínea.

Si eres de esas personas que sienten pesadez en lo pies o las manos, retención de líquidos en piernas, sufres mareos, tienes celulitis, padeces migrañas, cansancio, tienes varices, hemorroides, o sufres calambres nocturnos, lo más probable es que tengas mala circulación de la sangre.

La mala circulación es consecuencia de una dieta baja en fibra y potasio, y elevada en sal, el cual no solo tiene porque ser añadido por nosotros sin que viene oculto en múltiples alimentos que consumimos a diario
.
Para mejorar este problema y evitarlo la naturaleza nos ofrece distintos recursos que nos ayudarán a mejorar la circulación porque hacen más fluida la sangre o mejoran el estado de las venas y arterias. Os expongo algunos:
  • La fibra, ésta no ha de faltar en nuestra dieta, porque mejora el tránsito intestinal y evita que las paredes de las venas y el colon se debiliten, que no te falten frutos secos, verduras, frutas, legumbres y cereales integrales.
  • El potasio, ayuda a evitar la retención de líquidos, frutas como el plátano o el melón son muy ricas en potasio, éste último además tiene gran capacidad diurética, las verduras, legumbres, pescados y carnes también lo tienen.
  • Antioxidantes presentes en el tomate, aguacate, los frutos rojos o los cítricos evitan el desgaste de las paredes venosas.
  • El ajo, protege nuestras arterias del envejecimiento y diluye la sangre, mejorando la circulación, al igual que la cebolla.
  • El limón y la naranja, el kiwi, por su alto contenido en vitamina C, favorecen la circulación y las venas y arterias.
  • El tomate, gracias a su licopeno que previene problemas cardíacos y mejora en general el sistema circulatorio al tender a hacer la sangre menos espesa.

Deseche de su dieta: embutidos, bollería comercial, lácteos enteros, nata, exceso de sal o alimentos precocinados, así como abusar del alcohol que empeora la circulación.

Camina, haz deporte, nadar, correr, bicicleta, , andar, etc.

Si trabajas sentado, procura levantarte cada cierto tiempo, camina de puntillas, mueve los dedos, haz rotaciones de tobillos, etc.

No te olvides de beber 2 litros de agua diarios, ayúdate de caldos, infusiones, zumos naturales y agua.


La fitoterapia  también puede ayudar: alcachofa, pimienta de cayena, ginko biloba, el castaño de indias o el hamamelis también pueden ser de utilidad.

Terapias naturales como la acupuntura, la reflexología podal, el shiatsu o la facioterapia vietnamita, son buenas terapias de apoyo, ya que regulan el funcionamiento general de todo el organismo.

_________________________________________________________________________________

Si te ha gustado esta entrada y quieres venir a conocernos, estamos en Carabanchel, C/ Tucán 7. Somos especialistas en reflexología podal, masaje antiestrés, masaje Kobido, acupuntura, auriculoterapia, y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario