miércoles, 1 de julio de 2015

10 cosas que has de recordar para combatir el hambre emocional.



 Nuestro organismo nos indica que necesita energía y nutrientes atraves de la sensación de hambre (vacio de estomago), pero a veces, esta sensación no es por una necesidad real, sino emocional, por ello he elaborado unas pautas a tener en cuenta si este es tú caso.

El hambre emocional se siente si existe frustración, baja autoestima, desánimo, estrés o incluso por llevar dietas muy estrictas. Lo reconocerás si observas que es un deseo fuerte y repentino por alimentos muy calóricos, y su ingesta a pesar de satisfacerte da paso inmediatamente a la culpa. 

Es importante que sepas que es posible combatirlo, sigue una dieta equilibrada y rica en alimentos con vitaminas B6, ácido fólico y triptófano, los cuales favorecen la producción de serotonina , un neurotransmisor que mantiene el ánimo, toma frutos secos, cereales integrales, huevos, vegetales de hoja verde, plátanos.

Si  tienes en cuenta estos tips, seguro que lo lograrás:

  • Identifica las emociones que te empujan a comer y aplácalas, haz algo para mantenerte lejos de la nevera, lee un libro, date un paseo, ir al gimnasio, etc.
  • Elige alimentos saciantes para controlar el apetito, que tengan mucha fibra y agua, lo conseguirás si incluyes dos raciones de verduras y tres de frutas.
  • No te saltes el desayuno, evitarás sentirte decaída, cansada y hambrienta porque te haya bajado el azúcar.
  • No dejes pasar mas de tres horas entre comidas, la sensación de saciedad la envía el cerebro gracias a unos receptores que hay en el estómago, manteniendola activa evitarás el deseo de picoteo.
  • Evitarás los bajones si consumes cereales integrales, ya que ayudan a mantener los niveles de energía estables, sobre todo en el desayuno.
  • Bebe agua para calmar tu apetito, no aporta calorías y te ayudará a saciarte, toma zumo, infusiones, caldos, etc.
  • Organiza tus menús.
  • Ponte raciones coherentes.
  • Tus platos han de ser  atractivos, usa condimentos.
  • Duerme bien, hay estudios que avalan que la mala calidad del sueño aumenta el apetito y altera las hormonas que regulan el apetito.
Espero haberte ayudado con estos tips, y que te sean de utilidad, si quieres ampliar la información puedes leer este otro artículo ¿Realmente tengo hambre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Están preparadas tus defensas para el invierno?

La vuelta al cole, al trabajo, al gimnasio, en definitiva a la rutina después del verano, conlleva un esfuerzo importante para nuestro org...