Sal para la salud

El consumo de sal es esencial para los seres humanos y juega un papel primordial pero ¿Son iguales todas las sales?

Existen estudios que han analizado las composiciones de la sal de mesa junto con la sal marina para desechar la creencia prejudicial sobre la sal de mesa.

Si leéis alguno de estos estudios se basan en que la composición de sodio de ambos tipos de sales es igual y como un exceso en consumo de sodio es malo para la salud, ambos productos son iguales. Esto es una verdad a medias, lo importante no es en lo que se parecen sino en lo que se diferencian.

La sal refinada es cloruro sódico a la que luego se le añaden flúor o yodo siempre químicamente. Estos minerales no se encuentran en proporciones adecuadas para el organismo y sufren un proceso de manipulación industrial que altera sus estructuras. El yodo y el flúor son buenos para el organismo pero en ciertas cantidades, un exceso de los mismos puede ser muy perjudicial.

Además la sal de mesa contiene muchos conservantes que no están declarados porque no es obligatorio (los que conocemos como E-XXX) y lo más importante contiene hidróxido de aluminio para que la sal no se apelmace. Durante el proceso de refinamiento se han perdido todos los minerales y oligoelementos que contiene la sal sin refinar.

Os aconsejo que busquéis por Internet los perjuicios del aluminio para la salud, es una sustancia tóxica e incluso se está estudiando su relación con el Alzheimer, ya que el aluminio se acumula en el cerebro.

Por su composición manipulada, eliminación de sustancias beneficiosas, sustancias añadidas como ciertas conservantes producen que la sal refinada provoque retención de líquidos, obesidad, problemas renales, cansancio, artritis, osteoporosis,…, por nombrar las más conocidas.

La sal marina o de las montañas como la más pura que es la sal del Himalaya poseen 84 minerales en sus proporciones adecuadas. Por nombrar los más importantes la sal sin refinar contiene calcio, hierro, magnesio, zinc y cobre.

Por todos estos elementos que la sal sin refinar no posee los beneficios de este tipo de sal son muchos. 

Previene la osteoporosis (ver artículo sobre agua de mar), mejora el funcionamiento del riñón, previene problemas biliares, previene artritis o artrosis, elemento anti-estrés, aporta sustancias beneficiosas en la práctica del deporte, ayuda en la higiene de la boca,…, y sobre todo no tomamos sustancias perjudiciales para el organismo.

Autor: Raúl González.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.