El ajo: cura tibetana.

Hoy quiero compartir con vosotros la cura tibetana del ajo, una cura a base de ajo macerado, según una receta encontrada en un monasterio budista del Tibet que desintoxica el cuerpo.

El ajo según los estudios médicos aporta grandes beneficios para nuestro organismo ya que mejora el sistema inmune fortaleciendo así nuestra resistencia frente a las infecciones, ayuda a eliminar el colesterol,  facilita el control de la hipertensión y los problemas de circulación.

Según el manuscrito tibetano, sus beneficios son los siguientes: limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados, mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al peso normal, deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis, cura la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades bronco pulmonares, sana el diafragma y el miocardio enfermo, hace desaparecer el dolor de cabeza, cura la trombosis del cerebro, la artritis y la artrosis, cura el reumatismo, la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides, absorbe todo tipo de tumores internos y externos, cura los trastornos de vista y oído, en general todo el organismo se recupera.

Esta cura no debe repetirse, según dice el manuscrito, antes de 5 años.
Científicamente, a priori, no tiene ninguna contraindicación conocida actualmente. Las personas con un estómago delicado o fácilmente irritable deberán observar que tal les sienta el remedio. No deben tomarlo las personas con úlceras intestinales y en general todas las personas que tomen alguna medicación (sobre todo si es "para no tener la sangre espesa",  es decir,   anticoagulantes) es conveniente preguntar primero al médico o especialista.

Ingredientes: 350 g. de ajos crudos, pelados y triturados.
1/4 de litro de Aguardiente o alcohol de 70º para uso interno.

Elaboración: poner los ajos triturados junto a aguardiente o alcohol dentro de un tarro de cristal. Cerraremos el bote bien fuerte y lo pondremos en la nevera durante 10 días. Después de estos días lo filtraremos con un colador de gasa o tela fina. Este líquido lo volvemos a meter en el tarro y lo tendremos en la nevera durante 2 días. Tras los 2 días ya está listo para tomar.

Modo de empleo y dosificación de la cura tibetana del ajo, lo tomaremos en gotas, con un poco de agua o leche, antes de las tres comidas principales siguiendo las pautas de esta tabla:

DÍAS
DESAYUNO
COMIDA
CENA
1
1 gota
2 gota
3 gota
2
4 gotas
5 gotas
6 gotas
3
7 gotas
8 gotas
9 gotas
4
10 gotas
11 gotas
12 gotas
5
13 gotas
14 gotas
15 gotas
6
16 gotas
17 gotas
18 gotas
7
17 gotas
16 gotas
15 gotas
8
14 gotas
13 gotas
12 gotas
9
11 gotas
10 gotas
9 gotas
10
8 gotas
7 gotas
6 gotas
11
5 gotas
4 gotas
3 gotas
12
2 gotas
1 gotas
25 gotas

A partir de este día tomaremos 25 gotas tres veces al día hasta terminar el frasco.

Según la tradición, no puede repetirse el tratamiento antes de 5 años.

Hay que tener en cuenta que el color verdoso que adquiere el alcohol macerado con los ajos es completamente normal debido a ciertos principios activos que contiene el ajo. Una vez el preparado está listo hay que guardarlo en la nevera o frigorífico.

Durante los primeros días pueden producirse manifestaciones y reacciones como erupciones cutáneas, mareos o dolor de estómago. Muchas de estas causas son debidas a la acción desintoxicante del ajo en nuestro organismo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuestras Emociones a través de nuestros pies

Beneficios del masaje Kobido.

Alimentos tóxicos.